Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. Una cosa es que un líder político que no ejerce cargo de elección popular decida apoyar una propuesta de otro partido. Aunque no es ético, sí tiene alguna validez.

Lo que si resulta absurdo es que una persona se haga elegir como representante a la Cámara por un partido, y luego decida darle la espalda a su jefe, quien es aspirante a la presidencia de la República.

En varios círculos políticos se comenta que el recién electo representante a la Cámara por Cambio Radical, José Ignacio Mesa Betancur, transcurridos unos pocos días de los resultados, inmediatamente habría comenzado conversaciones con la campaña de Juan Manuel Santos.

Las fuentes señalan que tanto es el pecado de Mesa Betancur, que habría manifestado en dichas reuniones apoyar a Santos, pero no de manera abierta a fin de evitar líos con su partido.

Lo grave es que en Antioquia y en política la información boca a boca fluye más rápido que en la misma Internet y los miembros de Cambio Radical ya saben las intenciones que tendría Mesa Betancur.

Uno de los más molestos es el aún senador Jorge Enrique Vélez García, quien manifestó que “entonces este señor utilizó el nombre del partido para elegirse y ahora quiere sacar el cuerpo”. Sin embargo, el agua sucia no se le puede echar toda al nuevo representante, pues fue el mismo Germán Vargas Lleras quien generó la indisciplina al hacerle guiños a Santos.

El concejal Juan David Arteaga Flórez, de Cambio Radical, reconoce que la colectividad en Antioquia pasa por un difícil momento, debido a que en las recientes elecciones se disminuyó la representación en un 50%. Aunque el corporado no sabe si por Reforma Política o estatutos es posible que los integrantes de ese grupo pasen al Partido de la “U”, reconoce que es la alternativa con la que tienen más afinidad.

El representante a la Cámara y uno de los fundadores de Cambio Radical en Antioquia, William Ortega Rojas aseguró en GRAN CIUDAD, el martes 13 de abril, que habló con José Ignacio Mesa Betancur, y que él desmintió cualquier acercamiento con Santos. Y agregó que se trata de personas que quieren empañar el nombre del líder político. Ortega Rojas dice que le cree, así los rumores apunten a otra cosa.

El concejal del Partido de la “U”, Jesús Aníbal Echeverri Jiménez, también confirmó que Mesa Betancur ha estado en reuniones con la gente de Santos.

Lo que estaría pasando con Mesa Betancur es apenas un ejemplo de ese “voltearepismo” oportunista que ya parece contar con licencia en nuestro país.

ALGUNOS ANTECEDENTES

Durante el 2002 Carlos Mario Mejía Múnera, presidente de la Asamblea para la época, habría sido enviado por orden de Mesa Betancur en una gran caravana hacia el sur del país a fin de apoyar la campaña de Horacio Serpa Uribe.

Luego Mesa Betancur le habría dicho que cambiaban de planes y la estrategia era apoyar a Uribe en la contienda.

En 2004 Mesa Betancur habría también ordenado a sus seguidores apoyar la campaña de Jorge Enrique Vélez García a la alcaldía de Medellín y, 20 días antes de la contienda, supuestamente dijo que la directriz era ayudar a Sergio Naranjo Pérez.

Meses después Mesa Betancur también lideró la decisión por medio de la cual los diputados de oposición de Aníbal Gaviria Correa, Rodrigo Mesa Cadavid y Luis Eduardo Álvarez Vera, hicieran parte del grupo de apoyo al Gobernador.

Mesa Betancur también rompió lazos de amistad con el diputado Alexander Flórez por cuenta de diferencias políticas en torno a esa curul de Cambio Radical en su momento, y hoy de la “U”.

Ha militado en el Partido Liberal, Colombia Viva y Cambio Radical.

OTROS EJEMPLOS

Es vergonzoso que la mayor parte de la gente de Andrés Felipe Arias aparezca en los medios nacionales y regionales diciendo que se une a Santos y hasta habla sin pudor de los votos que está en capacidad de endosar.

Para qué se hacen consultas si no se respetan. Si entre los partidos no hay coherencia, qué pueden esperar los electores de unos personajes que no tienen una posición clara y definida.

A esta hora las fichas se mueven por conveniencia. Los liberales como el Senador Luis Fernando Duque García y el diputado César Pérez García, después de darse la pela apoyando a Rafael Pardo Rueda en Antioquia, dejaron al impopular aspirante dizque porque llegó a la campaña Aníbal Gaviria Correa.

Así resulta muy complicado que haya buenos resultados en los partidos. Por ello el senador Juan Manuel Galán pidió recientemente más compromiso en esta región de los rojos divididos.

Otra sorpresa la dio el aspirante a la Cámara por la Alianza Social Indígena, Felipe Viveros, quien no se fue para la campaña de Fajardo. Dio una voltereta espectacular: Se fue para la campaña de Noemí con los concejales Santiago Londoño y Esteban Escobar. ¿Qué tal esto?
Recordemos también que algunos diputados y concejales decidieron apoyar al Congreso a miembros de otros partidos, y analizan la mejor opción presidencial en materia burocrática y no programática.

El ex alcalde Luis Pérez Gutiérrez aunque no tiene ninguna inhabilidad, viene liderando la campaña de Santos en Antioquia, porque su deseo es llegar nuevamente al primer cargo de los medellinenses. El apoyo más importante para ese fin, dicen los entendidos, se lo viene dando la actual Administración con poca ejecución en obras y proyectos. Pérez Gutiérrez pasaría cuenta de cobro por ese supuesto atraso en la ciudad.

Siguiendo con la ética del político. También nos llama la atención que concejales y diputados digan en público que las administraciones no funcionan y permanecen en las coaliciones. Es decir, critico, pero no dejo de comer.

Al cierre de esta edición algunos congresistas que ya se daban por elegidos estaban muy cerca del horno crematorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí