Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. La situación para el gerente del IDEA, Álvaro Vásquez Osorio, pasó de ser un capítulo de críticas aisladas por parte de algunos sectores con los macroproyectos en los que él se ha comprometido, a una especie de campaña en su contra con libreto y todo.

Para el directivo no es coincidencia que varios líderes políticos y de opinión estén lanzando fuertes dardos contra él, luego del debate en la Asamblea, donde fue cuestionado por algunos diputados sobre el peligro económico del organismo si EPM no gana la subasta aportando una millonaria suma de dinero para operar el proyecto Pescadero Itüango.

En rueda de prensa Vásquez Osorio dijo que hay una especie de libreto para dañar su imagen y citó cómo algunos diputados, personajes de la política regional y periodistas estarían siguiendo esa directriz.

Vásquez Osorio rompió su silencio, luego de que el columnista Ramiro Valencia Cossio dijera en su sección Rueda Libre de Caracol Radio, que en un recorrido que hizo por la obra Plaza de la Libertad encontró que los trabajos estarían paralizados desde hacía cerca de cinco meses.

El directivo del IDEA aportó los documentos por medio de los cuales demuestra que la obra cumple con los tiempos de ejecución.

En los últimos días el gerente de la entidad ha sido criticado por periodistas y políticos como Héctor Rincón, Paola Ochoa, Darío Arizmendi, Aníbal Gaviria Correa, Eugenio Prieto Soto y Ramiro Valencia Cossio, entre otros, lo que hace suponer a Vásquez Osorio que hay una intención de perseguirlo.

Lo que sí es importante resaltar es que independiente de si hay o no una campaña de desprestigio contra el directivo, éste debe continuar dando la pelea aportando las pruebas que determinen que efectivamente tiene todo fríamente calculado, pues los macroproyectos aunque sean muy buenos, se están realizando con dineros públicos.

También es necesario establecer hasta qué punto está comprometido el IDEA en los proyectos Pescadero Itüango, Madera de Café, Plaza de la Libertad, Vías de la Montaña y Túnel de Oriente, y qué garantías tiene para afrontar cualquier dificultad en las metas establecidas.

En Antioquia hemos criticado a los funcionarios y mandatarios que no son arriesgados para asumir proyectos de verdad verdad, y cuando surgen personajes que se le miden a todo, también los cuestionamos.

¿Cuál debe ser el margen correcto de gestión para no caer en errores garrafales?

Porque si nos vamos al tema de Medellín, encontramos que la excesiva prevención de la Administración para asumir grandes retos, nos tiene en una especie de letargo.

La timidez ha ocasionado que el metroplus no esté funcionando, la movilidad es un caos, y ni qué decir de la seguridad.

Es probable que el gerente del IDEA esté pecando por soñador y las críticas contra su gestión a lo mejor sean válidas. Sin embargo, es bueno recordar que hubo mucha polémica cuando se construyó la doble calzada de las Palmas, las líneas del metrocable, el centro de convenciones Plaza Mayor, y hasta las pirámides de la Oriental. Y hoy la mayor parte de la población encuentra que estas obras valieron la pena aunque sus ejecutores asumieran riesgos de impopularidad.

Creemos que los riesgos calculados que permitan el desarrollo de una región son necesarios.

Porque para nadie es un secreto que el túnel de Oriente se necesita, así como la hidroeléctrica de Pescadero.

El tiempo nos dirá finalmente si Vásquez Osorio arriesgó demasiado y se equivocó, o se la jugó y marcó un derrotero para los funcionarios que deseen hacer más de lo que les toca.

De todas maneras estaremos atentos para saber cómo avanza el libreto de esta novela donde muchos quieren pescar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí