Todo parece indicar que definitivamente quisieron frenar en su momento a Luis Alfredo Ramos Botero con su detención, porque  era candidato con alta vocación de poder para la Presidencia de la República.

A esa conclusión han llegado juristas y analistas políticos, cuando en el juicio que se adelanta contra el ex mandatario no hay claridad sobre la veracidad de los testigos.

Lo grave es que en caso de resultar exonerado de los cargos que  le imputaron por haber sostenido supuestas reuniones con grupos al margen de la ley, es que ya el daño está hecho y no quedaría con ganas de volver a incursionar en política.

Ramos Botero fue detenido a principios del año anterior, luego de haber ocupado importantes cargos en el sector público y político sin lunares en su hoja de vida.

Sus seguidores lo veían como un fuerte aspirante a la Presidencia de la República o a la Alcaldía de Medellín. El único aliciente que le  quedó al ex gobernador con toda esa situación familiar fue la elección de su hijo Alfredo como senador quien siempre lo ha acompañado en todo el proceso jurídico.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí