El candidato a la Alcaldía de Medellín Gabriel Jaime Rico Betancur le está jugando a la fábula de la “Liebre y la Tortuga”, porque mientras  unos sectores han decidido cuestionar todo lo que hace, él sigue trabajando y fortaleciendo su proceso sin dormirse y juicioso.

Desde que comenzó la campaña, los detractores han dicho que sus reuniones no son tan masivas como informan los comunicados. Sin embargo, al observar las gráficas es posible establecer que los públicos y escenarios son distintos y nutridos.

Voceros de la campaña manifestaron que no tienen recursos para movilizar gente, y quienes asisten a las convocatorias lo hacen por simple convicción en el proyecto político.

“A nosotros nadie nos está regalando nada. Todos los días trabajamos, todos los días interactuamos con la gente. Todos los días sumamos apoyos. Se trata de una campaña dura  y falta mucho terreno por recorrer”, precisó Rodolfo Correa, gerente de la campaña, quien agregó que están utilizando todas las propuestas novedosas de hacer política que lleguen a todos los públicos como las nuevas tecnologías de la información.

Finalmente Rico Betancur prefiere ser la tortuga de la fábula, que al final ganó la carrera, porque la liebre se confió demasiado y ante un sueño profundo  pudo más su ego, que su capacidad.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí