Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. La “U” en Antioquia está en crisis desde el mismo momento en que falleció el senador Luis Guillermo Vélez Trujillo. Actualmente desde que el concejal Federico Gutiérrez Zuluaga decide apoyar a Fajardo a la presidencia, desde que Augusto Posada Sánchez no se puede ver ni en pintura con el alcalde Salazar a quien su grupo apoyó, y desde que el senador Juan Carlos Vélez Uribe prefirió darle el sí a Javier Cáceres de Cambio Radical que al antioqueño Gabriel Zapata Correa para la presidencia del Congreso.

Sumándose a esto resulta absurdo que el senador Armando Benedetti de la “U” solicite la renuncia de ministros, argumentando que ellos fueron los culpables del rompimiento de pactos para la conformación de mesas directivas en el Congreso, cuando él mismo lideró el desorden con Javier Cáceres jugando a doble banda.

El desorden en la coalición de Gobierno tiene también responsables en Antioquia: el senador Juan Carlos Vélez Uribe nunca estuvo de acuerdo con la presidencia de Gabriel Zapata Correa y en su momento el representante Germán Hoyos Giraldo tampoco le jugó al nombre de Jaime Restrepo Cuartas.

Hoy más que nunca vemos a un partido de la “U” ambiguo y dividido que no tiene unidad de criterio. Sus propios integrantes ocasionaron que la coalición del Congreso esté prácticamente reventada, pese a las advertencias que hubo si se tumbaba el pacto con Zapata Correa.

Nuevamente el presidente del equipo, Luis Carlos Restrepo, tiene que dar la cara ante la metida de “patas”, después del bochornoso episodio de la recusación contra Germán Varón Cotrino, por cuenta de un referendo que está muy cerca de dormir el sueño de los justos.

Y es que la “U” ha estado dividido desde hace algún tiempo, y ahora sin un presidente candidato, es probable que ahora sí se establezca que sin Uribe a la cabeza el movimiento es una causa perdida. A menos que Santos logre retomar las riendas, situación compleja con un presidente posiblemente herido porque sus congresistas no le están caminando justo cuando tiene que entregar un buen balance de su mandato si es que desea volver en el 2014.

Seguramente Santos aprovechará esta polémica para sacar las uñas como cuando tomó decisiones siendo Ministro de la Defensa sin consultar con Uribe a fin de ganar protagonismo.

Si la “U” en Antioquia tiene varios problemas pese a ser el departamento más uribista del país, que podrá esperarse en el resto del país con un candidato como Santos que poca afinidad tiene con los antioqueños.

Seguramente la “pelotera” en la “U” continuará porque hay más caciques que indios y porque personas tan egoístas como el senador Benedetti creen que pueden jugar a dos bandas sin que nadie se dé cuenta y no pase nada, buscando cortinas de humo como pedir que renuncien los ministros. ¡Qué descaro!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí