Néstor Díez Montoya, gerente de Benedan y Alexander Flórez García, diputado.

Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. El diputado Alexander Flórez García descubrió recientemente que el gerente de la Beneficiencia de Antioquia (BENEDAN), Néstor Díez Montoya tendría dotes de prestidigitador y de mago.

El descubrimiento fue posible cuando el gerente de la entidad entregó su balance en la Asamblea, y dio datos positivos teniendo en cuenta los decretos de la Emergencia Social cuando ésta ni siquiera había sido decretada o pensada por el presidente Uribe.

Para el corporado el funcionario goza de unas capacidades sobrenaturales porque supo que la Emergencia Social se daría, y sobre ésta entregó el balance de gestión de 2009.

“La verdad me sorprende que Díez Montoya supiera que la emergencia social se iba dar con muchos meses de antelación, la verdad me quito el sombrero”, sostuvo el diputado, para quien las cuentas no le dan en los resultados que arroja el organismo que debe velar por el orden en los juegos de suerte y azar.

DATOS MÁGICOS

Flórez García señala que el 10 de marzo el gerente de Benedan explicó que los pasivos de los premios sin pagar pasaron de 13 mil 245 millones de pesos en 2008 a 3 mil 255 millones en 2009.

Agregó que dicho movimiento fue soportado en los decretos de Emergencia Social, especialmente en el Decreto 130 del 21 de Enero de 2010. “Se retira de este fondo de premios no pagados y son pasados al patrimonio, para entregarlos al Fonpres, Fondo del Ministerio de la Protección Social”, añadió en el informe.

En esa maniobra es que el diputado concluye que el funcionario es adivino y mago, porque de los 13 mil 245 millones de pesos en 2008 que había en premios por pagar transfiere al Ministerio de la Protección Social casi 10 mil millones de pesos amparándose en el decreto 130 de la Emergencia Social que sólo fue expedido el 21 de enero de 2010, y no en 2009 según el balance que entrega Díez Montoya.

El diputado se pregunta entonces cómo el directivo le transfiere obligaciones al Ministerio de la Protección Social cuando apenas el 18 de marzo de 2010 la Superintendencia Nacional de Salud mediante la Resolución Número 000460, adoptó los criterios para la gradualidad del desembolso de aquellas reservas destinadas a amparar los premios no pagados con anterioridad al 31 de diciembre de 2008 por las empresas de loterías con destino al Fondo de Prestaciones Excepcionales en Salud – Fonpres.

También se pregunta el corporado ¿en qué norma se basó para trasladar un pasivo a una cuenta de patrimonio, cuando el Decreto 130 de Emergencia Social sólo está cambiando el beneficiario o tercero del pasivo? y ¿Qué manejo se le va a dar a esta cuenta –premios no pagados- cuando La Resolución Número 000460 DE 2010 de la Superintendencia Nacional de Salud en su Artículo 1° dice: “Las empresas de loterías que cuenten con la totalidad de los recursos disponibles y los cuales se encuentren depositados en entidades bancarias, certificados, títulos e inversiones y que correspondan a premios de lotería tradicional no cancelados deberán realizar el giro al Fonpres en un término no superior a tres (3) meses? y ¿qué manejo le va a dar a esos movimientos si la Emergencia Social fue en parte declarada inexequible por la Corte constitucional?, ¿Tendrá entonces el año 2010 una pésima gestión por disminución de utilidades?

Palabras más palabras menos, lo que el diputado quiere decir es que Díez Montoya presentó como un balance positivo el que la Beneficiencia haya disminuido sus pasivos por concepto de obligaciones en premios en cerca de 10 mil millones de pesos, cuando lo que hizo fue pasarle el problema a Minprotección amparado en un decreto que no había sido expedido al momento de hacer el balance. Es decir, habría maquillado las cifras al mejor estilo de un mago, como lo denuncia el corporado.

OTRA PERLA

Gran Ciudad recibió una denuncia del señor Luis Eduardo Granada, quien compró unos paquetes de lotería para trabajar en la firma Metrosuerte, contigua a Benedan, y fue al parecer víctima de estafa.

El denunciante sostiene que compró los paquetes de lotería y por lo que no alcanzó a vender le entregaron un vale para hacerlo efectivo después. Han transcurrido tres meses y la empresa no le ha dado respondido por la módica suma de ($89.000) ochenta y nueve mil pesos que probablemente para usted amable lector no sean nada, pero para una persona pobre puede ser el sustento de varios días.

Llamamos a la firma Metrosuerte al teléfono 2314189. Nos contestó una señorita llamada Liliana quien en un tono bastante cínico nos dijo que a don Luis como a otros incautos vendedores, le pagarían cuando hubiera plata. Pero no dio fecha alguna.

Parece que el gerente de Benedan no se percata de lo que ocurre en las goteras de su casa, pues es el colmo que operen en inmediaciones de la entidad oficinas que incurran en este tipo de casos.

Señor Díez Montoya en vez de estar buscando casos de chance ilegal en otros sectores de Antioquia, comience por revisar cómo operan las oficinas que rodean a Benedan y cómo justifica los balances de gestión.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí