Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. El diputado César Eugenio Martínez Restrepo no se aguantó más y alzó vuelo como lo hace el cóndor herido, abandonando el grupo político que lo vio nacer en la Asamblea: Alas Equipo Colombia.

Lo que comenzó como un simple episodio de críticas del corporado contra la Administración de Luis Alfredo Ramos Botero, terminó con una serie de acontecimientos que pocos entienden y parecen más bien de telenovela.

Martínez Restrepo dijo en la Asamblea que había funcionarios de la Gobernación que no estaban realizando bien la tarea y hacían quedar mal al Gobernador. Agregó que había marcadas preferencias. Horas después presentó su renuncia al equipo. No le respondieron, y entonces decidió abandonar el barco.

Curiosamente el 20 de julio el presidente del Senado no resultó ser Gabriel Zapata Correa y comenzaron los rumores en el sentido de que habría sido una retaliación de Valencia Cossio por sus diferencias con Ramos Botero. Otra tesis fue que algunos sectores no se aguantaban que la representante Liliana Rendón Roldán fuera la consentida de la Administración.

El martes 28 de julio Uribe intenta arreglar las cosas y jalona la llegada del representante Óscar Arboleda Palacio como presidente de la Comisión Primera de Asuntos Constitucionales. Las aguas parecen volver al curso normal, pero Zapata Correa sigue guardando silencio absoluto.

Y hoy jueves 30 de julio además de conocerse la partida de César Eugenio Martínez de Alas, se sabe también que al diputado Juan Esteban Villegas Aristizabal no lo habrían apoyado para que aspirara a la Cámara, justo cuando se especuló que estaba con Rendón Roldán.

Otro aspecto alterno a la crisis, se presentó en Itagüí entre el diputado Carlos Andrés Trujillo y Carlos Arturo Betancur Castaño. Porque ambos tienen preferencias por candidatos distintos a la Cámara, situación que a puesto en aprietos el apoyo del senador de Bello Óscar Suárez Mira.

Con estos hechos queda muy claro que la situación del equipo es más compleja de lo que se pensaba.

Nadie sabe a ciencia cierta si es Liliana Rendón la causante del problema, o si son algunos secretarios del Gobernador, que por su alto perfil quieren a veces figurar más que el mandatario; o sencillamente celos entre algunos congresistas que no saben cómo mover las fichas.

Otro tema que indudablemente deja una estela de duda en el equipo, tiene que ver con aquellos miembros que dicen permanentemente que se van para el Partido Conservador, y no definen nada.

Las repercusiones de todo este lío político se están sintiendo en el Congreso y en la Asamblea. El Concejo de Medellín ha salido hasta el momento ileso, y seguramente durante la Feria de las Flores habrá más análisis que diversión en una colectividad que está permitiendo que sus “aves” vuelen por si solas.

Como lo hizo Martínez Restrepo: “alzando el vuelo alto, muy alto, como hace el cóndor herido…”

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí