Dicen que los abogados no trabajan gratis, pero hay excepciones cuando se trata de defender ideales en materia social. Así lo entiende el ex concejal de Medellín y experimentado abogado en temas laborales y administrativos, Carlos Alberto Ballesteros Barón, quien asumió como propia la problemática de los habitantes de Naranjal.

Desde que la Administración Municipal empezó con el proyecto Plan Parcial de Naranjal se generó un impacto social complejo de resolver. Resulta que mecánicos y pequeños comerciantes que han trabajado toda la vida en el sector no habrían sido censados, reubicados, y quienes poseen predios están prácticamente avocados a vender a precio de huevo.

El abogado Ballesteros Barón emprendió una acción popular con los afectados y el lunes 4 de mayo el Juzgado 28 Administrativo Oral de Medellín realizará una audiencia pública a las 10:00 de la mañana  para establecer qué soluciones se pueden adoptar.

Ballesteros Barón propuso un pacto o acuerdo entre los habitantes y el Municipio, y así ponerle fin a la situación. Si el juez determina que no es procedente, lo más seguro es que los afectados continúen el proceso jurídico acudiendo a otras instancias.

Quienes están dedicados a las labores de mecánica, se mostraron preocupados porque durante la Administración de Alonso Salazar Jaramillo el Plan Parcial contemplaba un centro automotriz organizado donde estarían trabajando mejor. Sin embargo, de un momento a otro ese proyecto desapareció de los planos.

Actualmente los proyectos urbanísticos adelantados en la zona ya están vendidos, se habla de la venta del metro cuadrado a 4 millones de pesos y a los habitantes que poseen predios les ofrecen 800 mil pesos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí