Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. Parece salido de los cabellos, pero el párroco de San Pedro de Los Milagros, Carlos Ignacio Cárdenas, le dijo a una familia que se fuera con su muerto a otra parte.

El presbítero aduce que en el cementerio de la población no se le puede dar cristiana sepultura a personas que no sean católicas.

Así lo denunció el diputado liberal Héctor Fabián Betancur quien es cristiano y se mostró indignado con la situación, porque la negación de cumplir con las exequias se debe a que el fallecido era evangélico y no católico.

Toda esta novela comenzó en la tarde del lunes 26 de julio cuando los familiares de Angelino Zapata le informaron al presbítero Carlos Ignacio Cárdenas que éste había muerto y necesitaban hacer los trámites de rigor.

La sorpresa fue mayúscula cuando Cárdenas aseguró que era imposible utilizar el cementerio local por haber sido una persona evangélica y no católica.

La familia indignada acudió donde el personero José Alonso Gutiérrez quien de inmediato instauró una tutela y pretende con ella dar solución a este episodio absurdo.

Aunque el Personero tiene fe en que el juez falle a favor, según algunas investigaciones que ya realizó parece ser que algunas leyes canónicas brindan algunas herramientas para que los cementerios sean manejados con algunas reglas no muy lógicas.

Lo que parece aducir el párroco es que la Iglesia es propietaria de algunos campos santos y por ello puede tomar las decisiones que desee así sean impopulares.

Los habitantes de San Pedro están escandalizados con este suceso, pues el cuerpo sin vida de Angelino Zapata será traído desde Zaragoza en las próximas y no se sabe qué hará la familia para poder cumplir con el entierro.

El Personero espera que para ese momento la tutela haya sido fallada para evitar más escándalos.

Abogados consultados por GRAN CIUDAD coinciden en que el presbítero está violando la Constitución, que es muy clara frente a la libertad de escoger la religión que se prefiera como un derecho fundamental, independiente de que la iglesia Católica tenga algunas normas.

Algunos habitantes están proponiendo que el cuerpo sea dejado en la puerta del cementerio para ver si el párroco es capaz de tener coherencia frente a un mandamiento muy importante: “Amarás a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a ti mismo”.

El diputado Héctor Fabián Betancur dijo finalmente que todos somos hijos de Dios y que es el colmo que en pleno siglo XXI todavía se escuchen frases como: “Váyase con ese muerto a otra parte…”.

HECHOS DE REFERENCIA

Hace cerca de diez años en Montería, se presentó un caso que generó conmoción nacional e internacional.

Sujetos desconocidos abandonaron un cuerpo sin vida al interior del cementerio local. La Iglesia permitió que el cuerpo se fuera descomponiendo ante la mirada impotente de los visitantes del lugar.

El cadáver fue consumido en buena parte por gallinazos y nadie se pronunció de este hecho calificado como inhumano.

El hecho dio para que un colega nuestro obtuviera varios premios de periodismo al publicar las fotografías en los periódicos con el titular de “INHUMANO”.

En esa ocasión las autoridades se lavaron las manos y ojala no ocurra lo mismo en el municipio de San Pedro por la negligencia de un sacerdote sin escrúpulos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí