Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Llama la atención que la Junta Directiva de EPM, emita un comunicado en el que autoriza la venta de su participación accionaria en UNE, y no mencione cuántas acciones posee, el porcentaje, y el valor estimado de las mismas.

De acuerdo con el colega Rubén Darío Benjumea Moncada, director del portal Punto de Vista, los estados financieros ascienden a 9 billones de pesos, pero en un informe financiero de la Contraloría General de Medellín a 2018, tenía pérdidas acumuladas por cerca de un billón de pesos.

Lo curioso del asunto es que EPM en el mismo comunicado asegura NO TENER CONTROL de las mismas.

A menos que haya querido decir que al tener menor participación accionaria en TIGO-MILLICOM, no vale la pena mantener esas acciones.

Igualmente le solicitan al alcalde Daniel Quintero Calle (presidente de la Junta de EPM) que presente un proyecto de acuerdo ante el Concejo de Medellín para la venta de las acciones.

¿Y qué piensa vender el alcalde, y en cuánto, si precisamente cursa una acción popular en el Juzgado Sexto Administrativo de Medellín que tiene como fin que se aclaren esas dudas?

El ex concejal Gonzalo Álvarez Henao y el presidente de uno de los sindicatos de UNE, Jesús María López, comenzaron la tarea, a traves de derechos de petición para aclarar esas dudas.

Como no les respondieron, acudieron a acción popular en la que vincularon a EPM, Municipio y Contraloría General de Medellín, y esperan que en los próximos días haya resultados.

En la acción popular preguntan: ¿Cuánto pagó Millicom para la compra del 51% de las acciones de UNE? ¿Dónde fue a dar esa plata porque no figuran registros de tesorería en EPM, UNE y el Municipio de haberla recibido? ¿En qué se invirtió ese dinero? ¿Cuántas acciones tiene en la actualidad UNE y su valor? ¿Por qué no se creó una sociedad de economía mixta como se ordenó en el acuerdo del Concejo que autorizó la venta de acciones? Cómo UNE no tiene personería jurídica ¿Es TIGO-MILLICOM la dueña de todas las acciones?

Sin que sean resueltas esas inquietudes le quedará muy complejo al alcalde ir al Concejo de Medellín para proponer un negocio lleno de incertidumbres que surgieron de administraciones anteriores.

Igualmente porque estamos adelantando el Valle del Software y sería pésimo momento para vender una plataforma tecnológica con porcentaje público.

Recordemos que Miguel Andrés Quintero Calle, hermano del alcalde, se arrodilló cuando era concejal para que sus colegas no autorizaran la venta de buena parte de UNE, y ahora resultaría contradictorio que el mandatario vaya en contra de esa filosofía de  defender lo público.

El ex concejal Álvarez Henao asegura que TIGO es una marca de Millicom que no tiene peso en activos y por eso su preocupación para que se resuelvan todas las dudas que hay alrededor de la entidad.

Finalmente el alcalde Daniel Quintero Calle podría aprovechar la coyuntura de la revocatoria para sacar a la luz pública todo lo que pasó con ese negocio, pues no es responsable de nada.