Por Juan  Carlos Hurtado Ochoa

Un concejal me preguntó por estos días: “Juan Carlos. ¿De los 17 cupos para Cámara cómo crees que estará la participación de los equipos?”

Acto seguido sacó una hoja de cuaderno y con lapicero comenzó a armar un esquema. Su esquema, porque en política como en el fútbol todos creen tener la razón. Lo más chistoso es que los líderes políticos piensan que los periodistas tenemos la bolita mágica para saber quiénes llegarán y quiénes se ahogarán en la próxima contienda.


Si eso fuera tan fácil de predecir hoy varios diputados y concejales fueran otros, de acuerdo con cálculos, encuestas y tradición electoral.

Cuando uno responde que no está  seguro, el político mira con desdén y hasta cuestiona que es el colmo que un periodista que cubre política no tenga claro el panorama.

Uno sí tiene claro parte del panorama, pero sería irresponsable decir que todos llegan o que todos se ahogan. Todos los candidatos quieren que uno les diga que van a ganar. Para cámara sólo hay 17 cupos frente a decenas de aspirantes.

Siguiendo con el concejal. Empezamos a escribir en la hoja de cuaderno que cuatro serían de la  U, tres Uribe Centro, cuatro conservadores, cuatro liberales, uno de Cambio Radical,  y otro que estaría entre la ASI, Polo o Mira.

Pintar las cosas así resulta fácil. Sin embargo, hay muchos factores que inciden  a la hora de votar. Las costumbres han cambiado. Las personas son más juiciosas a la hora de escoger. El voto de opinión ha tomado mucha fuerza en Antioquia. De ahí que haya candidatos de otras zonas del país  con sedes en nuestra región.


Las maquinarias electorales también están a la orden del día. Nos cuentan que en el Urabá y Bajo Cauca la senadora de Córdoba Arleth Casado viene trabajando muy duro. Ella  y su esposo Juan Manuel López Cabrales eran los más fuertes en su departamento y ante los cambios de cultura política en esa región ellos trasladaron la maquinaria a las subregiones de Antioquia donde son bien recibidos ante el abandono de los gobiernos.

Ellos saben cómo hacer política. Tienen una jugosa chequera y no escatiman esfuerzos para gastar sin miseria. Se dice que una campaña al Senado en Córdoba puede costar más de 5 mil millones de pesos perfectamente.

En el Atlántico la cifra supera los 8 mil millones de pesos. En esta zona Uribe Centro Democrático ha perdido fuerza porque los grandes caciques tienen dinero, poder, mermelada, burocracia, y cuando los de UCD llegan a los pueblos  sólo ofrecen ideas y eso a la población parece no gustarle.

Nos contaron por ejemplo que en una reunión realizada por el senador Armando Benedetti  en Barranquilla el 23 de diciembre había varios jóvenes de UCD indecisos de si quedarse con la gente del Centro de Pensamiento de Uribe o trabajar de lleno en la U.


Es que no todo puede ser idealismo. Escuché decir a uno de los muchachos que sabe que una campaña necesita  también dinero, logística y otra serie de cosas que no se soportan solo con planteamientos de cambio.

El próximo 9 de marzo los colombianos estaremos presenciando una contienda atípica. Sabremos qué pasará con los partidos tradicionales, con las nuevas propuestas. De ahí se sabrá cómo quedará el panorama para las presidenciales.

La hojita de cuaderno que sacó el concejal y que sacan todos los que quieren leer el mapa político, se quedará corta. Las costumbres han cambiado en algunos aspectos.

Hay más de uno arrepentido por estos días. Faltan pocos meses. La contienda está que arde. Después de las fiestas se medirán las fuerzas con todo furor.

La  decisión reciente del diputado Rodrigo Mendoza Vega, quien volvió a su hogar de lo que se conocía como Colombia Democrática de Mario Uribe y William Vélez es una señal directa, contundente. Abandonó a un líder en crecimiento como el senador Germán Hoyos Giraldo.

Mendoza Vega nos contó que era muy complejo vender el nombre de León Darío Ramírez en el Oriente cercano y prefirió entonces abandonar las toldas de Hoyos Giraldo.

“La pelea es peliando”, como diría el fallecido Cacique de La Junta Diomedes Díaz. En esta campaña se necesita  de todo un poquito. Seguro mató a confianza. Nada puede descuidarse. Repito, esto no es con hojitas de cuaderno, esto es con mucha estrategia, demasiada estrategia, la pregunta es quién o quiénes la tienen clara.

La estrategia pasa hasta por quienes  están jugando al mismo tiempo en la U, Partido Conservador y UCD. Claro que sí, hay líderes de manera solapada midiendo temperatura y vendiéndose al mejor postor.

Un amigo me hizo una cuenta que  me dio pena ajena y fue la siguiente: “hermano si compramos cada voto a 60 mil pesos con 2 mil 400 millones de pesos conseguimos 40 mil votos para Cámara”.

Ese comentario me dejó pensando sobre si todavía hay quienes venden su independencia por 60 mil pesos a sabiendas de que esa suma resuelve el problema por un día o dos, ¿pero después qué?

También me llamó un colega de Envigado para contarme que hay líderes que manejan ciertas tarifas para apoyar campañas al Congreso que van desde  un case de 200 millones de pesos. Esa estrategia es más segura porque el líder debe responder por determinado número de votos.

Yo espero que  esa costumbre realmente esté cambiando, porque una forma de violencia es la corrupción y la falta de oportunidades, porque si uno permite que lo compren con 60 mil pesos no tiene derecho a quejarse después de la desigualdad.

EL  MACONDO QUE CONOCÍ

Los periodistas y escritores costeños tienen fama de exitosos en la redacción. De contar con gran dosis de vuelo literario. He tenido la oportunidad de compartir con muchos de ellos y  puedo decir  cuál es su secreto.

Su secreto es simplemente el ambiente en el que viven. Las situaciones que los rodean. Vivir cerca  al mar es suficiente para que la mente vuele.

Cuando viví en Córdoba escribí muchas historias, pero hubo una que me parecía mentira. En Lorica, municipio a 50 kilómetros de Montería, donde hay una alta presencia de raza árabe (Manzur, Char, Abdala, Jattin y otros) me informaron que un hombre de 63 años había sido mordido por una culebra.

En principio no vi nada de espectacular. Cualquiera puede sufrir un impase de esa naturaleza. Sin embargo, la mordida había sido en el pene cuando el campesino estaba realizando una necesidad fisiológica porque hay lugares donde no hay baños.  El baño es el monte.

El señor fue trasladado al hospital de la localidad. Decidí contar la historia en el periódico EL MERIDIANO de Córdoba. La edición pronto se agotó y periodistas de todo el país llegaron a Montería para conocer más detalles de ese hombre que no murió después de lo ocurrido. Agencias internacionales dieron a conocer la noticia con gran despliegue.

Muy pronto el campesino se convirtió en héroe macondiano y las exageraciones no se hicieron esperar. Se  dijo por ejemplo que después de la mordida ahora  era más vigoroso. Que la serpiente le dio fuerzas que antes no tenía.

No sé si este hombre aún vive, porque la crónica la escribí hace más de 13 años. Hoy es un mito lleno de nuevos ingredientes. Ese  es parte del Macondo que conocí, así como la historia que les narraré en la próxima edición.

-Si usted cree que tiene una información que vale la pena publiquemos en este medio y en nuestro programa radial GRAN CIUDAD, escríbanos agranciudadmedellín@gmail.com o en Facebook que con gusto haremos el análisis para tenerla en cuenta.
Les recordamos que estamos de lunes a viernes de 7:30 a 8:00 a.m. por Radio Única de Todelar 1.050 a.m. con toda la información política, temas de ciudad y con ¡Agenda Propia! en el bloque informativo la Suma de los Mejores que comienza desde las 6:00 de la mañana.
También en televisión www.canalcncmedellin.comde 7:30 a 9:00 de la noche de lunes a viernes.
Nos pueden escribir a granciudadmedellín@gmail.com y síganos en twitter @granciudad710

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí