mangas-uccCuando hace más de un año el ex rector de la Universidad Cooperativa de Colombia, César Augusto Pérez González, citó a medios de comunicación para anunciar que la nueva sede de la institución cambiaría radicalmente el entorno del centro de la ciudad, sinceramente algunos pensamos que se trataba de esos anuncios de “cajón” que se usan para exagerar proyectos sin gran relevancia.

Pero al ver funcionando la primera etapa de la obra que tuvo un costo superior a los 36 mil  millones de pesos nos dimos cuenta que la cosa  no era charlando.

La gran novedad de la obra, de 14 mil 648 metros cuadrados y capacidad para 3 mil 300 estudiantes, radica en que no fue pensada como un monumento al cemento y el ladrillo. Antes de su construcción  decanos y docentes de distintas facultades fueron consultados para que explicaran cómo sería más eficiente la enseñanza y qué espacios y equipamiento requerían.

maquinaY así fue: tanto los arquitectos como la firma Coninsa Ramón H tomaron atenta nota de las necesidades puntuales y por eso las aulas para los estudiantes de medicina, odontología, derecho e ingeniería por ejemplo, son totalmente distintas.

“Todo el proyecto fue pensado para docentes y estudiantes, por eso nada es igual en la obra. Para nosotros hubiera sido fácil que los salones y sillas tuvieran las mismas características pero esa no era la idea”, puntualizó Pérez González, quien no escatimó esfuerzos para dotar la nueva sede con lo último en tecnología y elementos amigables con el medio ambiente.

La cara del centro en el sector comprendido entre la Placita de Flores, Ayacucho, y la Avenida la Playa, tuvo un cambio radical con la obra del tranvía fortalecida con los avances de la UCC.

La inauguración oficial de la primera etapa está programada para principios de octubre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí