Buena parte de la clase política y dirigente está encartada porque el personero de Medellín, Guillermo Durán, no le debe el cargo a ninguno de esos sectores, pues como todos saben, ganó la elección mediante concurso de méritos.

Esa condición le ha permitido hacer su trabajo libre de presiones y concentrado en  Medellín y sus corregimientos. Recordemos que anteriormente los personeros eran prácticamente unas “fichas” de grupos políticos y dirigentes que le quitaban esa independencia al titular del control disciplinario.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí