La patada que le dieron al concejal Luis Bernardo Vélez Montoya por parte de Alonso Tobón y otros miembros de la Alianza Social Independiente no tiene justificación alguna.

Movimiento o partido que se respete, debe hacer honor a la palabra cuando entrega un aval.

Infame resultó la decisión de la ASI cuando determinó que su candidato sería Alonso Salazar Jaramillo y no Luis Bernardo Vélez Montoya. Lo más grave es que los alonsistas le pidieron a Vélez Montoya que los acompañe. ¡Qué descaro!

Si el concejal es inteligente demandaría al movimiento, y de  paso se iría para la campaña de Federico Gutiérrez Zuluaga, quien lo recibiría con el mayor de los gustos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí