La decisión de la Dirección Liberal Nacional de entregarle el aval a Luis Pérez Gutiérrez como candidato a la Gobernación de Antioquia contiene varios mensajes, algunos claros, otros cifrados.

Recordemos que en 2011 Pérez Gutiérrez buscó al Partido Liberal sin éxito, fue objeto de burla por parte de Cambio Radical, equipo que lo hizo viajar a Bogotá para decirle que no lo apoyaría como candidato a la Alcaldía de Medellín a última hora.

Esas circunstancias no impidieron que Pérez Gutiérrez siguiera su camino. Empezó un proceso por firmas que casi lo lleva al primer cargo de los medellinenses. Fruto de ese trabajo Roberto Cardona es hoy concejal de Medellín por el Movimiento Firmes.

Fuera de esos escollos, el candidato tuvo que lidiar con denuncias que hiciera el alcalde de la época Alonso Salazar Jaramillo para sacarlo del camino, las cuales no fueron a ninguna parte en materia jurídica. Pero el cometido se cumplió: que no fuera mandatario.

Hoy Pérez Gutiérrez pretende recuperar lo perdido. El aval liberal le permite conquistar a los miembros de la U, de Cambio Radical, y por qué no, de la Alianza Verde, POLO, y partido Conservador.

El ex alcalde tendrá que mirar cómo se desarrolla el tema de los azules, si Jorge Gómez Gallego y Olmedo López del POLO cambian de opinión, y si  Federico Restrepo Posada va siempre por firmas como dice, toda vez que también coquetea en la Unidad Nacional.

Llama la atención que los mismos congresistas liberales que están felices con la candidatura de Pérez Gutiérrez, no piensen lo mismo de los cuatro precandidatos para la Alcaldía de Medellín.

Como lo anunciamos aquí, después de Semana Santa, el panorama político empezaría a tomar forma.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí