Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

A veces los concejales de Medellín no saben cómo dedicar sus esfuerzos, porque piensan que ya todo está pensado o hecho. Sinembargo, el concejal Luis Bernardo Vélez Montoya propuso una iniciativa que ayuda a uno de los sectores menos apoyados por los gobiernos: la clase media, o «sánduche», como se le dice jocosamente.

El hecho de que el Municipio otorgue recursos para garantizar la salud de unas 136 mil personas desempleadas en la ciudad, que hacen parte de la clase media, y que por obvias razones no pueden acceder al Régimen Subsidiado, es una medida que ayuda muchísimo en el ámbito social.

Cuántas personas en esta ciudad están desempleadas, pero como viven en barrios como Laureles, Calazans, o el Poblado, existe la creencia de que no necesitan nada, y en ocasiones están desprotegidas en algo tan básico como la salud.

Es claro que el Municipio no está regalando nada, porque ese subsidio de alguna manera hace parte de un programa de prevención que podría descongestionar la red hospitalaria, y evitarse que más ciudadanos mueran porque no tenían en determinada época el empleo para pagar la EPS.

La iniciativa del concejal Vélez Montoya demuestra que hay proyectos que con voluntad política pueden ser de mucha ayuda. Sería importante que el concejal también piense en cómo ayudar a los desempleados para que también puedan cotizar a la pensión durante determinado tiempo.

Recordemos que para muchos, la pensión es la única esperanza de tener algo seguro a futuro, y con la informalidad laboral y el desempleo, esta posibilidad se aleja. Por ello también hay que pensar en alternativas para esa clase «sánduche» que también está golpeada, y pocos quieren percibirlo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí