-Martín Emilio “Cochise” Rodríguez decía que en Colombia nos moríamos más de envidia que de cáncer. Le agregaría también que de doble moral, porque nos creemos con más autoridad que el Papa para juzgar a los demás.
Es vergonzoso que periodistas, personas activas en redes sociales y gente del común le haya dado más importancia a un comentario del concejal de Medellín Santiago Jaramillo sobre su fanatismo por el Atlético Nacional durante un debate en la Corporación, que a la denuncia que hiciera un día antes sobre el cobro de “vacunas” en la carrera 80 y la calle 35.

Y no es por defender al Concejal, pero es ridículo que haya personas pidiendo una sanción para el corporado, cuando en Antioquia se han presentado casos bochornosos de corrupción y nadie dice nada, nadie se pronuncia en las redes, nadie pide castigos ejemplares.

Recuerdo cuando el ex diputado liberal Rodrigo Mesa Cadavid dijo que para qué mandar plata al Chocó si era como perfumar un “bollo”, y aunque algunos lo tomaron como un comentario racista en el fondo todos sabíamos que se refería a la forma como se pierden los recursos en esa zona del país. La doble moral también se hizo presente en ese episodio.
También cuando el gerente del IDEA, Mauricio Tobón Franco, perdió uno de sus ojos por utilizar pólvora en diciembre del año anterior en una finca de Támesis, fue tratado como el peor de los seres humanos en redes sociales como si en Antioquia nadie alguna vez haya utilizado esos artefactos durante festividades. Nuevamente la doble moral.

Más allá de las excentricidades del concejal Santiago Jaramillo y su manera espontánea de decir las cosas, sería interesante que quienes se rasgan las vestiduras de honestos revisaran la hoja de vida del corporado, su trabajo en la Corporación y en las comunas, sus propuestas, asistencia y desempeño, para que así las críticas tengan peso y no quede en el ambiente un malestar farandulero.

Invito a todos los ciudadanos para que hagamos ese ejercicio de investigar cuántos concejales hay en la ciudad, cómo fueron elegidos, sus propuestas, y detalles de fondo para que podamos exigir y criticar con argumentos, pues como dije anteriormente en la región han pasado cosas peores y nadie, pero nadie, se pronuncia.
Esa las doble moral, que como el cáncer y la envidia también matan.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí