No es posible que en un Estado Social de Derecho los organismos que imparten justicia, ordenen la detención de personajes importantes de la vida pública, imputando cargos con declaraciones de testigos que luego resultan falsos.

Quién paga el daño hecho hasta el momento al ex gobernador de Antioquia, Luis Alfredo Ramos Botero, privado de la libertad hace un año en medio de un gran escándalo por supuestos nexos con grupos al margen de la Ley, cuando Carlos Areiza, supuesto testigo principal, se retractó de todo lo dicho.

¿Qué hubiera pasado si ese testigo no se retracta? ¿Cuáles son los filtros de las autoridades para evitar que testigos falsos perjudiquen a ciudadanos de bien? ¿Hasta qué punto una persona al margen de la ley puede  aportar información creíble?

Este fue el corto comunicado  que emitió la familia: “Esta noticia reitera lo que amigos y familiares hemos venido insistiendo sin parar: Luis Alfredo Ramos es inocente, jamás se ha aliado con personas o grupos al margen de la ley, y su hoy lamentable situación se debe a mentiras de falsos testigos que con sus calumnias buscan beneficios judiciales. Como familia seguiremos unidos demostrando la inocencia de quien hoy debería estar en libertad junto a sus seres queridos. Agradecemos las muestras de solidaridad de tantas personas que nunca han dudado de la inocencia de Luis Alfredo Ramos”.

Cordialmente: María Eugenia Maya de Ramos Alfredo Ramos Maya Esteban Ramos Maya.

Queda claro también que el ex gobernador Luis Alfredo Ramos Botero fue detenido justo cuando hubiera sido un buen candidato presidencial, y como no hay pruebas, podemos hablar simplemente de extrañas coincidencias. Como todo en este país.

Es claro que sin pruebas, Ramos Botero, debería ser puesto en libertad lo antes posible.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí