Por Juan Carlos Hurtado Ochoa

Medellín. Con la detención del ex senador Óscar Suárez Mira terminó la expectativa que durante toda la mañana del miércoles 26 de enero había en los círculos políticos, por la decisión que tomaría la Corte Suprema de Justicia, organismo que retomó la investigación en medio de algunas discusiones por el fuero de congresista al que había renunciado el líder político.

Y como en todo proyecto político las cosas deben estar bien organizadas, por si ocurre alguna eventualidad, para nadie es un secreto que al interior del matiz azul se venía estudiando la posible detención, y por eso se pensó rigurosamente en un “Plan B”.

Es así como durante el mes de diciembre y lo que va corrido de enero, en los mentideros políticos comenzaron a surgir comentarios en el sentido de que el senador Gabriel Zapata Correa y el ex senador Óscar Darío Pérez Pineda estarían adelantando reuniones con los Suárez, para tomar precauciones y tener a la mano un candidato a la Gobernación con vocación de poder.

Por ello el nombre de Óscar Darío Pérez Pineda sonó con fuerza por tratarse de un ex congresista con una brillante tarea, y al parecer descontento con algunos miembros del Ramismo, al calificarlos de posibles culpables de su derrota para llegar a la Cámara.

Con estas hipótesis, nada raro sería que en las próximas horas el nombre de Óscar Darío Pérez Pineda sea puesto en la baraja de precandidatos a la Gobernación por la colectividad azul.

Recordemos que los Suárez Mira ya están acostumbrados a organizarlo todo meticulosamente, como cuando la ex alcaldesa de Bello, Olga Suárez, tomó las banderas de su hermano para llegar al Senado con una sobrada votación.

Aunque para muchos probablemente la detención de Suárez Mira puede darle un parte de tranquilidad al candidato predilecto de los asesores del Gobernador, también se dice que el panorama es incierto porque hay importantes líderes que no están contentos con el trato en la Gobernación: está la gente de Valencia Cossio y la gente de los Suárez. Es decir, tendría que haber unas muy buenas negociaciones y alianzas si se quiere tener un “pollo” fuerte que compita con otros aspirantes de importancia como Fajardo a quien no se puede subestimar.

Parece que los “Colantos” ya están filados, pero cualquier cosa puede ocurrir ante los recientes acontecimientos.

Otra versión apunta a que Pérez Pineda no sería el candidato porque antes de la detención, el no quería ser parte de un «Plan B» si no de un «Plan A», lo que parece no gustó mucho entre los seguidores de los Suárez Mira.
Por eso el nombre de Juan Gómez Martínez aparece entonces en lo que sería un «Plan C». Mejor dicho, entre planes y planes todo puede cambiar. También se dice que Gómez Martínez es un hombre de 76 años que terminaría un mandato a los 80, cuando es claro que este es un cargo que demanda demasiado trabajo, para alguien que ya había dicho que prefería ser más bien asesor de campañas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí