LILIANA RENDÓN ROLDÁNLa memoria en este país es efímera. Tal vez por esa razón la moda es construir museos que hablen de la misma para que no olvidemos tan fácilmente las cosas.

Hoy nadie se acuerda de la torcida que le hizo la ASI al concejal Luis Bernardo Vélez Montoya cuando le quitó el aval para la Alcaldía de Medellín; ni la torcida a Liliana Rendón Roldán por parte del Centro Democrático, y la torcida al concejal Miguel Andrés Quintero Calle quien se quedó sin avales para Alcaldía y repetir Concejo de Medellín, por mencionar algunos ejemplos.

Está claro que la política puede ser ingrata y dinámica cuando hay intereses de por medio. No hay lealtades y lo peor es que ya hizo carrera que no puede haber confianza en ningún momento de la contienda porque el libreto y las reglas pueden cambiar. Se trata de un juego muy complejo. Por eso respeto a quienes se meten en esa vaca loca de hacerse elegir.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí