LUIS FERHace algunos días se llevó a cabo el matrimonio del hijo del diputado   Jaime Alonso Cano Martínez, Juan Fernando Cano, calificado como uno de los eventos sociales más llamativos de inicios de 2015 para los políticos del sur del Valle de Aburrá.

La fiesta fue en el Hotel Inter de esta ciudad y eso ya lo sabe mucha gente. Sin embargo, hubo un episodio de farándula que ocurrió esa noche del 24 de enero que deseamos dar a conocer.

Resulta que uno de los artistas que amenizó la fiesta, fue el cantante vallenato Peter Manjarrés, y varios de los invitados querían hablar con él y tomarse una foto.

El secretario del Concejo de Medellín, Germán Patiño, logró esa noche una gran empatía con el cantante. Hasta el punto que despertó la “envidia” del representante a la Cámara, Nicolás Albeiro Echeverry Alvarán, quien es fanático de su música.

La “incomodidad” terminó cuando Patiño en un acto de alta generosidad llamó al congresista para  que juntos se tomaran  una foto con el  caballero del vallenato, el número 1, como lo llaman en varias regiones del país.

Los chistes por el suceso no se hicieron esperar, como es lógico hubo risas, disfrute y mamadera de gallo. Porque antes de la foto, la única que había logrado el representante a la Cámara, era una con el colega Luis Fernando Ramírez, director del informativo Despierta Antioquia, quien tenía una pinta al mejor estilo del  diseñador Hernán Zajar.

Investigamos, y parece ser que algunos invitados a la fiesta pensaron que Ramírez era un cantante vallenato de  la nueva ola. Creemos que hasta Manjarrés se puso escamoso con la competencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí