Los necios en política están proponiendo que así como existe el “Día sin Carro” surja también el “Día sin Fajardo”.

 

La propuesta es que ese día sea el primero de enero de 2016, cuando los electores decidan votar por cualquier candidato a la Gobernación, menos por el que represente las ideas de Fajardo.

 

En aras del equilibrio informativo el Gobernador, además de las denuncias de algunos diputados que no se han traducido en procesos judiciales contundentes, goza de aprecio en varias poblaciones donde logró el mejoramiento de las vías terciarias. Y así a muchos no les gusten los parques educativos en los municipios donde se han realizado estas obras, el orgullo de sus habitantes es total.

 

Hoy me quedo con la frase: que hablen bien o mal de uno, lo importante es que hablen. La comunidad nunca estará totalmente contenta con un gobernante.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí